DEPRESIÓN Y ANSIEDAD; EL PODER DE LAS PLANTAS

Se desconoce el origen exacto de las primeras poblaciones en utilizar plantas medicinales por primera vez, surgió seguramente de manera inmediata en diferentes culturas que buscaban remedios para poder sanar enfermedades y malestares, y sobre todo en un hilo histórico que se remonta a unas culturas muy influenciadas por religiones y milagros divinos. Desde el papiro de Ebbers en la cultura egipcia (1.500 a.c.), el sistema indio “Ayurveda” hace más de 5.000 años o los primeros textos del uso de las plantas para la medicina con la creación de la imprenta, la rama conocida como Fitoterapia ha resultado de gran utilidad para el ser humano y sus antes desconocidos malestares (Carranza, 2021). Pero ahora, ¿se sigue necesitando?

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), desde el comienzo de la “nueva normalidad” surgida por el fin de la situación de confinamiento de la Pandemia, la prevalencia mundial de trastornos como la ansiedad o la depresión han aumentado hasta un 25%, cifra que resulta alarmante teniendo en cuenta las elevadas proporciones que ya se contemplaban previamente a la Covid-19. En 2019, la propia OMS realizó un estudio amplio que detectaba que, aproximadamente, un 14% de la población adolescente mostraba indicios de algún trastorno mental (ya sea depresión ansiosa, trastornos alimenticios, esquizofrenia, trastorno de bipolaridad, etc.), y concluyendo que los suicidios representaban más de una de cada 100 muertes en todo el mundo (Organización Mundial de la Salud, 2019).

El problema principal recae en las dificultades para acceder a servicios de atención de salud mental, por ejemplo, en el caso de la depresión, únicamente una de cada tres personas con ella recibe ayuda formal. Esta carencia se acentúa mucho más en las poblaciones donde existe una situación de conflicto, ya sea bélico y/o puramente económico, en las cuales y según la OMS, las enfermedades mentales representan un problema común a un 22,1% de la población.

Nos gustaria remarcar la importancia de ser tratado por un especialista. No obstante, ¿qué otras alternativas (no sustitutorias) existen que puedan ayudar a gestionar los trastornos mentales? 

LA FITOTERAPIA EN MEDICINA ORIENTAL 

Para conseguir una buena salud, las personas deben evitar el consumo excesivo de sustancias tóxicas, deben practicar ejercicio, tener una buena actitud mental y ser conscientes de llevar un buen estilo de vida. 

Por consiguiente, una vez se tienen buenos hábitos adquiridos, la medicina herbaria o fitoterapia funciona en conjunto con nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma como un todo global para mejorar nuestra salud y síntomas (McMillan, 2018).

MEDICINA HERBARIA

Tipo de medicina que usa las raíces, ramas, hojas, flores o semillas de plantas para;

Mejorar la salud

Prevenir y Tratar las enfermedades. 

Está demostrado que las hierbas tienen excelentes propiedades para tratar estas enfermedades mentales como la ansiedad o la depresión que afectan al sistema nervioso central. Se ha podido comprobar que muchas de estas plantas contienen compuestos bioactivos con efectos sinérgicos y acumulativos cuando se combinan entre ellas. Cada sustancia tiene una función y puede reforzar, controlar o afectar conjuntamente con las otras. 

CÓMO ACTÚA LA FITOTERAPIA

Los compuestos fitomedicinals o herbales tienen muchas acciones biológicas importando por la psiquiatría: fomentan la síntesis de neurotransmisores y enzimas, potencian la unión a neurotransmisores y receptores y estimulan o inhiben las actividades del sistema nervioso central (Marcelo Rodríguez, 2013).

Las plantas contienen proteínas, enzimas, vitaminas, minerales y otros elementos que son rápidamente asimilados por el cuerpo. De hecho, en las plantas se pueden encontrar tres ácidos grasos esenciales para el buen funcionamiento de la vida; el linoleico, linolénico y el aráquico. 

De este modo, la fitoterapia actúa como una medicina alopática; utiliza principios activos capaces de contrarrestar el problema (PhysioFit, 2011).

FÁRMACOS DE SÍNTESIS VS PLANTAS MEDICINALES 

La acción de las plantas medicinales es menos agresiva y causa menos efectos secundarios que la medicina convencional. La acción es más preventiva, más integral y natural para el cuerpo. 

No obstante, el efecto es más suave y se tiene que prolongar durante un período de tiempo notable. Esto genera una mayor eficacia pero la necesidad de una constancia mayor. 

La principal diferencia entre un producto de síntesis y un producto fitoterápico es que el primero basa su efectividad sobre una molécula aislada desarrollada en el laboratorio, mientras que la segunda basa su efectividad en el fitocomplejo; el conjunto de principios activos contenidos en la propia planta (PhysioFit, 2011).

PLANTAS NATURALES PARA TU SALUD MENTAL

Algunas de las principales plantas y extractos que se utilizan para combatir los problemas de salud mental son las siguientes (Morillo, 2022):

–        Hierbas de San Juan (Hypericum Perforatum): 

Esta planta es utilizada para cuadros depresivos mediante el extracto o la infusión.

Su consumo ayuda a incrementar la segregación de serotonina por lo que contribuye a la sensación de bienestar.

–        Toronjil/ Melisa/ Hierba limonera (Melisa Officinalis):

Esta planta es eficaz en el tratamiento de personas con insomnio o estados depresivos. Se utilizan las hojas de las flores a través de infusiones.

Varios ensayos clínicos muestran que mejora el comportamiento cognitivo y el estado de ánimo, disminuye el estrés y tiene propiedades ansiolíticas. Está especialmente indicada para estados de inquietud, tensión e irritabilidad. 

–        Lavanda (Lavandula Angustifolia):

Utilizada también en infusión, ayuda a tratar cuadros de ansiedad y depresión, e incluso de mala digestión. 

Reduce la presión arterial i ayuda a estabilizar los latidos cardíacos. Promueve la relajación. 

–        Valeriana (Valeriana pilosa): 

El extracto o infusión de la raíz de la valeriana tiene efectos ansiolíticos parecidos al del diazepam.

Tiene propiedades sedantes y sirve para combatir el insomnio y la depresión. 

–        Pasiflora (Passiflora incarnata): 

Tiene propiedades para mejorar el estrés y sus síntomas. Rebaja sensaciones de intranquilidad, inquietud e irritabilidad. Se recomienda para el tratamiento natural del insomnio, la ansiedad y los despertares nocturnos. 

–        Romero (Rosmarinus officinalis):

La infusión de la hoja del romero sirve para relajar el sistema nervioso, especialmente indicada para depresión y problemas nerviosos. Reduce la ansiedad y mejora la calidad de sueño.

–        Angélica (Angelica archangelica):

La preparación de infusión de esta planta tiene propiedades sedantes muy útiles para aliviar los síntomas de ansiedad, insomnio e inapetencia.

CÓMO SE PREPARA

Los herboristas pueden utilizar raíces, tubérculos, tajos, hojas, flores, semillas, resina o la planta entera para preparar medicamentos (Dimefar, 2016.)

  • Extractos

Consisten en separar las sustancias de los vegetales para poder así aprovechar cada uno de sus principios activos. Existen varios métodos, como la expresión, incisiones, destilación o solventes (el más habitual de todos). Los solventes se pueden hacer con agua, disolventes orgánicos o mezclas hidroalcohólicas.

  • Infusiones

La infusión es, específicamente, una tipología de los extractos de solvente anteriormente mencionados. En ella, se hierve el solvente (generalmente agua) en un recipiente y se introduce la planta hasta que se enfríe a temperatura ambiente.

  • Polvos

Se trata de la pulverización de plantas medicinales para aprovechar sus activos principales al máximo, sobre todo en aquellas partes más duras de la planta como sus raíces o cortezas. Se pueden consumir directamente o junto a otros alimentos, y como no suele ser un sistema muy agradable y rápido de consumir, se suelen administrar en cápsulas y comprimidos.

  • Aceites esenciales 

Producidos de manera natural por algunas plantas aromáticas, se pueden encontrar en sus raíces, frutos, tallos, semillas, flores, etc. y se pueden utilizar a través de su directa aplicación sobre la piel o a través de vahos que tendrán que ser inhalados, gracias a sus múltiples y variadas propiedades (respiratorias, rejuvenecedoras, hidratantes, relajantes, etc.)

  • Zumos o jarabes obtenidos por prensado

En el caso de los zumos, se tritura la planta fresca y se filtra el líquido extraído manualmente o con una licuadora eléctrica. Su principal ventaja son los altos niveles de vitaminas que se contienen después de la extracción, aunque se tenga que ingerir al momento para conservar dichas vitaminas.

Los jarabes, en cambio, se utilizan más para la administración en niños por el sabor dulce que produce el 64% de sacarosa que conforma su base, añadiendo a esta extractos fluidos o blandos y conservantes que permitan alargar su esperanza de vida.

  • PODCAST

Episodio 59: “El poder curativo de las plantas”.

*La información mencionada en este artículo es meramente informativa y educativa. En ningún caso debe de tomarse como la única y mejor opción para tu situación personal sin antes consultar con un especialista. 

Comparte este post

Noticias Relacionadas

¿Qué podemos hacer por ti?

Construimos y cuidamos de tu jardín