¿Cómo hacer un Jardín Zen Interior?

El jardín zen interior está ganando cada vez más adeptos entre los amantes de la jardinería y la decoración.

A continuación, vamos a ver Cómo Hacer un Jardín Zen Interior, sus principales características, y qué debes tener en cuenta si decides incorporar en tu casa un jardín zen interior.

 

La importancia de las plantas en el hogar

A la hora de decorar el hogar son muchas las personas que optan por incluir plantas ya sea en forma de maceta, parterre o jardín. 

Las plantas han convivido con nosotros desde tiempos ancestrales, considerándose un elemento necesario para dar vida y aportar un trocito de naturaleza en casa.

Es sabido que la presencia de vegetación nos aporta un aire más limpio al hogar, nos protege contra la radiación solar, reduce la contaminación sonora, regula la temperatura, nos ayuda a ahorrar energía y en general, mejora la calidad paisajística de los espacios interiores.

 

¿Qué es el Jardín zen?

El jardín zen tiene su origen en Japón, donde se le llama jardín seco de Karensui.

Tal y como su nombre indica, nos ayuda a relajarnos mientras contemplamos la naturaleza en todo su esplendor.

Asimismo, es conveniente saber que el jardín zen trae consigo un fuerte simbolismo que evoca tanto la naturaleza como el espíritu, donde el orden tiene un papel muy importante por no decir principal.

Para sacar todo su potencial, deberás contar con los elementos naturales que forman parte de este tipo de jardín y distribuirlos de la forma más adecuada para lograr la relajación y despejarte de las malas vibras.

 

Antes de empezar

Antes de ponernos manos a la obra, debemos tener en cuenta el espacio del que disponemos en nuestro hogar y cuánto estamos dispuestos a desembolsar.

 

 

En interiores, las opciones que tenemos a nuestro alcance se reducen debido a la falta de espacio y formato del jardín. Por eso, muchas personas optan por el jardín zen en miniatura para ahorrarse no sólo dinero sino también quebraderos de cabeza. 

De todas formas, si tu idea es tener un jardín zen en el hogar, debes considerar qué intencionalidad quieres darle, es decir, si prefieres un jardín zen interior para meditar y desconectar, o por lo contrario prefieres que sea un elemento decorativo más.

 

¿Cómo hacer un Jardín Zen Interior?

Tal y como hemos comentado, el jardín zen se caracteriza por evocar la belleza del vacío como parte útil de las cosas

Por lo tanto, lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de hacer un jardín zen interior es la forma en que los vamos a distribuir.

Además, no debemos confundir el jardín zen con el jardín japonés

 

jardin japones
Aunque pueden parecer similares, el jardín zen y el jardín japonés son distintos.

 

Se trata de dos tipos de jardines muy similares entre sí pero con diferencias significativas que repercuten tanto en el significado y la intencionalidad como en los elementos que los conforman.

Para hacer nuestro jardín zen interior, vamos a utilizar materiales que podemos encontrar fácilmente en el medio natural. Los otros materiales, si no tenemos la opción de obtenerlos de forma gratuita, deberemos comprarlos en cualquier tienda de jardinería o decoración.

 

¡Manos a la obra!

Es el momento de ponernos manos a la obra con nuestro jardín zen interior.

Lo primero que debemos hacer es tomar las medidas del tamaño que tendrá nuestro jardín zen interior. Al ser un jardín interior, nuestra recomendación es que tenga unas dimensiones mucho más pequeñas que su versión de exterior de 10×30 metros.

Una vez tengamos las medidas de nuestro jardín, tocará construir un contenedor donde colocar todos los elementos del jardín zen interior. Puedes utilizar planchas de madera.

 

contenedor de madera
Contenedor de madera.

Es imperativo que el contenedor quede bien fijado. Ten en cuenta que deberás colocar la arena y todos los elementos que formen parte del jardín. Para evitar escapes, añade una capa de plástico impermeable que cubra la parte interior del contenedor y asegúrate que quede bien sujeta. 

En caso que quieras añadirle un pequeño estanque, considera adquirir un sistema adecuado de mantenimiento del agua para evitar problemas de salubridad.

Por otra parte, si la carpintería y la jardinería no son lo tuyo, puedes optar por comprar el contenedor

Hay muchos tipos diferentes de contenedores en tiendas de jardinería y gardens, tan sólo tienes que encontrar el que te vaya mejor según tus preferencias. 

 

Elementos del Jardín Zen Interior

El jardín zen se compone exclusivamente de elementos naturales los cuales entrañan un profundo simbolismo entre sí

Cada uno de ellos ejerce una función única que da significado al jardín, dotando de espiritualidad, relajación y tranquilidad a quienes lo contemplan.

En el momento de hacer nuestro jardín zen interior, podemos elegir qué elementos incluir dependiendo de nuestras preferencias y las posibilidades que nos dé el espacio donde lo ubiquemos.

Sin más preámbulos, veamos de qué elementos se compone un jardín zen interior:

En primer lugar encontramos la arena, la cual simboliza el mar y el vacío

 

arena jardin zen
La arena es el elemento principal del jardín zen interior.

 

Seguro que habrás visto que la arena en los jardines zen adopta formas onduladas hechas con un rastrillo. Estas formas representan las olas del mar que chocan contra las rocas, transportándonos en un paisaje marino con el murmullo de las olas de fondo.

Cabe tener en cuenta que los jardines zen se diseñaron para ser admirados desde una plataforma o un lugar elevado, por eso la arena se moldea en patrones ondulados, para dar sensación de perspectiva y relieve a quienes lo contemplan.

A menudo, la arena en los jardines zen se representa con grava blanca, ya que contrasta con los colores oscuros de las piedras y el verde de la vegetación, y a su vez nos permite visualizar las formas que tracemos con el rastrillo.

En segundo lugar tenemos las piedras. En el jardín zen, las piedras representan islas, montañas, árboles y fauna. Se suelen distribuir de forma equilibrada en grupos de tres, adoptando un cierto orden y sentido para que nuestra mente logre relajarse.

 

piedras jardin zen
Las piedras son un elemento esencial de los jardines zen.

 

Al igual que en el jardín japonés, las piedras en el jardín zen representan el mundo terrenal. Muy a menudo se simbolizan los sitios más sagrados de la religión budista en Japón como pueden ser el Monte Shumi o el Monte Hōrai

Otros elementos que no deberían faltar en tu jardín zen interior son la hierba, el musgo, árboles y arbustos, los cuales otorgan al jardín un soplo de aire fresco y acompañan a las piedras y a la arena. 

 

fuente jardin zen
Fuente en un jardín zen exterior.

 

Si tienes espacio suficiente para añadirle un pequeño estanque con una fuente de bambú, hazlo, ¡ya verás que bonito y relajante quedará!

 

¿Qué beneficios tiene un Jardín Zen Interior?

Un jardín zen interior no sólo te va a ayudar a relajarte y desconectar del estrés diario, sino que también va a dar un aire más espiritual y armonioso a tu hogar.

Se dice que los monjes zen suelen meditar en este tipo de jardines, ya que gracias a su contemplación pueden llegar al súmmum de la relajación y dejar la mente totalmente en blanco. Increíble, ¿verdad?

Debido al estrés que padecen muchas personas a diario, el hecho de contar con un espacio tranquilo e íntimo en casa donde evadirse es la mejor forma de desconectar. El jardín zen interior puede ayudarnos a este menester al implicar mente y cuerpo a su contemplación.

De todas formas, si sólo buscas decorar tu casa y te has decantado por el jardín zen, es recomendable que conozcas el sentido y la simbologia que esconde este jardín oriental tan bonito a la par que sencillo.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Noticias Relacionadas

¿Qué podemos hacer por ti?

Construimos y cuidamos de tu jardín