«Bosques de bolsillo», solución medioambiental urbana

Una adivinanza que parece no tener respuesta.

La grave situación medioambiental es más que evidente en la actualidad y se deja entrever aún más en las zonas urbanas. Cada vez son más preocupantes los datos, pero aun así, parece ser todo lo contrario. Pasa totalmente desapercibida para parte de la sociedad. Y la otra mitad, en busca de la solución parece no haber dado con ella. La solución al problema, «bosques de bolsillo» en las zonas urbanas.

«No tendremos una sociedad si destruímos el medio ambiente«.

Margaret Mead.

«Método Miyawaki» o «Bosque de bolsillo»

El término «bosque de bolsillo» surge tras realizar la acción de recrear el bosque nativo con vegetación propia de la zona en los espacios verdes de la ciudad. Esta ha sido llevada a cabo en los años 70 en Japón y es más conocida como el método Miyawaki, debiéndole a su impulsor, Akira Miyawaki, biólogo japonés

En otras palabras, es la forma de traer un pedacito de naturaleza a las ciudades. Una iniciativa que nace para paliar la pérdida de la flora nativa que se extingue por culpa de las malas prácticas para dentro de los espacios metropolitanos.

 (The Stolen Soul Garden, diseñado por Anna Dabrowska-Jaudi)

The Stolen Soul Garden, diseñado por Anna Dabrowska-Jaudi


Podemos ver cómo estos bosques pueden crecer hasta convertirse en ecosistemas maduros en tan sólo veinte años. Si lo comparamos con los 200 años que puede tardar un bosque en regenerarse por sí mismo, sucede a una velocidad sorprendente. Además, actúan como oasis para la biodiversidad, apoyando hasta 20 veces más especies que los bosques gestionados no nativos.

Los beneficios de este tipo de técnica son a simple vista seis. Filtran el aire así como ayudan a reducir la temperatura de la ciudad. También ayudan a ahorrar, revaloriza la propiedad, da hogar a animales y por supuesto, nos hace más felices. 

Para cuidar el medio ambiente es necesario mantener viva la naturaleza

Puede parecer mentira pero, 22 árboles suplen la demanda de oxígeno de una persona al día. Es por esto que no es de extrañar que algunas organizaciones o personas particulares hagan un esfuerzo por mantener y reforzar la forestación. El calentamiento global es un hecho evidente y próximo, y los incendios forestales siguen sucediendo.

Incluso podríamos mencionar como grandes marcas patrocinan eventos en los que un grupo de personas se apuntan para ir a algún lugar a plantar árboles y ayudar así a aumentar el número de estos. No sería de extrañar tampoco que algunos influencers hayan optado por este tipo de iniciativas. Este tipo de acciones les ayuda a la hora de crear contenido para sus redes sociales. Incluso a mejorar su imagen apoyando a una causa social. Se podría decir que últimamente está en tendencia la que podría ser la solución a la problemática medioambiental, «bosques de bolsillo» en las zonas más transitadas.

Los datos confirman la evidencia de la calidad medioambiental

Las autoridades competentes aseguran estar tomando todo tipo de medidas para que la sociedad pueda seguir viviendo. Aún así, parece que las medidas no son lo suficientemente eficientes. La calidad del aire no presenta ningún signo de mejora, es más cada vez es peor.

Según una noticia del diario El País publicada en el año 2020, el informe de la Agencia de la Salud Pública demostraba que el 33% de los nuevos casos de asma infantil (525 cada año). Además, el 11% de los nuevos casos de cáncer de pulmón (110 al año) eran atribuibles a la mala calidad del aire de Barcelona.

La página web del ayuntamiento de la ciudad, publicaba un dato muy curioso: «Pese a que hay pocos días al año en los que se sobrepasan los niveles fijados, la media anual de los contaminantes presentes en el aire es elevada». Un dato que deja entrever la falta de importancia que se le da y la poca inversión que se le atribuye. Es evidente que debería de invertirse más en esta solución medioambiental, y ubicar más «bosques de bolsillo» .

Si se tienen en cuenta los datos de años atrás, por ejemplo, los del año 2018, vemos cómo la ciudad de Barcelona contaba con 1,62 millones de habitantes. Con lo cual, si como mencionábamos anteriormente hacen falta 22 árboles para suplir la demanda de oxígeno de una persona diariamente,  se necesitaría la exagerada cantidad de 35,6 millones de árboles en total.

La diferencia entre árboles totales necesarios para suplir la demanda y los existentes es innegablemente bastante notoria. Según un recuento que realizó el ayuntamiento de Barcelona, la ciudad cuenta tan sólo con 1,4 millones de árboles.

Por si fuera poco, Barcelona no se sitúa en el ranking de las 20 ciudades con más parques y jardines del país a pesar de ser una de las ciudades más grandes.

Una nueva actividad entre la sociedad

Como ya hemos podido observar, los «árboles de bolsillo» aportan grandes beneficios a nivel de mejora de la calidad del aire. Actúan como sumideros de carbono, pero aparte de este, los bosques tienen grandes beneficios a nivel psicológico. Está demostrado que la naturaleza ayuda a incrementar la sensación de bienestar, aportando así paz y tranquilidad. Además de que no es de extrañar, que cuando nos sentimos estresados, acudimos a planes en los que la naturaleza sea la protagonista, rodeandonos de ella y nos ayuda a desconectar de nuestros problemas o preocupaciones.

De hecho, existe el término baños de bosques más conocido como Shinrin Yoku. Tiene su origen en Japón y su significado literal es ‘absorber la atmósfera del bosque’. Este término define una actividad  que consiste en hacer una visita a un bosque sumergiéndose en él con los cinco sentidos. ​El objetivo es el de obtener un bienestar para la persona o un beneficio para su salud. Ya se ha colado en las páginas web de bienestar y tendencias.

A diferencia de un paseo normal, este no busca recorrer una distancia concreta ni realizar un esfuerzo físico determinado. Un baño de bosque puede alargarse en más de un par de horas  para recorrer tan sólo un kilómetro y medio.

Al final, además de ser una solución medioambiental el «bosque de bolsillo», es una opción ideal que nos ofrece la posibilidad de desconectar y disfrutar de un momento de tranquilidad sin dejar de lado el entorno urbano.

Los bosques urbanos como solución y como estudio o galardón

La popularidad de los bosques de Miyawaki ha estado en auge en los últimos años, con iniciativas en países como la India, y en zonas como el Amazonas y Europa. Proyectos como los Bosques Urbanos en Bélgica y Francia, y el Bosque Pequeño en los Países Bajos, están reuniendo a voluntarios para transformar pequeños parches de tierra salvaje. De hecho, hace poco más de un año, más concretamente el once de septiembre del 2020, se sembraba el primer bosque de bolsillo en Córdoba y este mismo año, nacía la Cátedra de Bosques Urbanos en la Universidad de Zaragoza. 

En la región de Latinoamérica, existen también ya varias ciudades que están incluyendo el modelo de bosques urbanos (de diferentes diseños). El motivo es precisamente el de combatir los efectos inminentes del cambio climático. Uniéndose de esta manera a la solución medioambiental, «bosques de bolsillo» . Medellín por ejemplo es una de ellas. Además fue distinguida por su proyecto de corredores verdes con uno de los Premios Ciudades. El reconocimiento fue otorgado durante la Cumbre del Grupo de Liderazgo Climático C40, celebrado en la ciudad de Copenhague. 

La resolución de la cuestión aparece en RRSS

Vemos como la organización Greenpeace publicaba en su cuenta de Instagram el día 31 de octubre de 2021, un post un tanto llamativo. En este se podía ver cómo se elegía el día Mundial de las Ciudades, con el fín de hacer un llamamiento a la sociedad. El post constaba de tres fotografías, que mostraban un retrato futuro de las ciudades españolas de Vigo, Barcelona y Madrid en el año 2050.  Las tres mostraban las ciudades repletas de naturaleza, como si cada vecino hubiese formado un bosque de bolsillo en su balcón o terraza. Además de mostrar, unas ciudades sin coches y con jardines por todos los lados.

Una descripción de post simple y efectiva

En la parte textual de la publicación se podía leer lo siguiente:

“¿Te imaginas que tu ciudad fuese así de verde, sostenible y bonita? Sería increíble, ¿verdad? 

Pues no sólo puede, sino que debe serlo. Sin ciudades verdes jamás tendremos un planeta sano. Las ciudades son clave en la lucha frente al cambio climático porque son responsables del 70% de todas las emisiones a nivel global. Hoy es el es el Día Mundial de las Ciudades, y solo queda un día para la #COP26. Hoy, le decimos a todos los alcaldes/as que queremos acciones, no palabras.  Queremos ciudades sostenibles y verdes que nos permitan tener calidad de vida y un futuro que merezca la pena, y las queremos AHORA, no dentro de 50 años. ¿Y tú? ¿Qué tipo de ciudad vas a exigirle a tus responsables políticos? “Las fotos de aquel post son las siguientes, colocadas en carrusel en este mismo orden.

Tal y como se menciona en el texto de la publicación, los jardines de bolsillo en las ciudades son una manera de paliar las consecuencias del cambio climático. Por no hablar de los comentarios positivos que este tuvo haciendo alusión a lo bellas que serían si se parecieran a las de las fotos. Muchos usuarios pedían también a la organización que mostrasen más ciudades de esta manera.  Por lo tanto, ya sabes la solución medioambiental: «bosques de bolsillo».

Desde Plantarum, creemos que este post ha dado precisamente en el clavo. Queremos sumarnos a la iniciativa y os animamos a que cada uno ponga su granito de arena, plantando un maravilloso jardín de este tipo. Haciendo así que entre todos consigamos unas ciudades más bonitas y menos contaminadas poniendo como solución medioambiental, «bosques de bolsillo».

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Noticias Relacionadas

¿Qué podemos hacer por ti?

Construimos y cuidamos de tu jardín