Jardín terapéutico: beneficios y cómo crearlo

Existen muchos tipos de jardines. Algunos decorativos, otros espirituales. Un jardín terapéutico es un espacio exterior diseñado para satisfacer las necesidades físicas, psicológicas, sociales y espirituales de una persona. Es un espacio que proporciona un bienestar psicofísico a la persona. Este tipo de jardines han sido utilizados en hospitales y centros sanitarios desde hace años. Incluso se han encontrado evidencias del uso de los jardines como parte de alguna terapia en el Antiguo Egipto. Numerosos hallazgos demuestran la importancia de los espacios naturales para el cuidado de la salud. A lo largo de este artículo se expondrán distintos consejos para crear tu propio jardín terapéutico. También, veremos los distintos beneficios que este tipo de jardín aporta a tu salud y las actividades que se pueden hacer en él. 

¿Cómo afecta a tu salud física y mental?

Uno de los objetivos principales de un jardín terapéutico es cuidar de la salud mental, tanto si es para desconectar, como si es para conectar con la naturaleza. Pero con el que definitivamente habrá un impacto positivo sobre la salud. 

Actualmente, la gran mayoría de la población vive en ciudades exponiéndose constantemente a la contaminación del aire y acústica. La gente que vive en entornos urbanos pasa poco tiempo rodeado de naturaleza, un hecho que afecta a la salud física y mental. Todo ser humano necesita un mínimo contacto con la naturaleza debido a una necesidad intrínseca. Además, otro de los factores que está presente en nuestra sociedad es la gran cantidad de horas que consumimos aparatos digitales, generando adicción o cierta dependencia. Por todo esto, existe un aumento de casos de estrés, ansiedad y depresión. Y , por tanto, gracias a un proyecto como este,  podrás desconectar más de los problemas y reducir tu consumo de aparatos digitales

En este espacio podrías aprovechar a hacer yoga o realizar otra actividad física según tus necesidades y gustos, por eso debes equiparlo con el material necesario y adecuado a tus necesidades. En el caso que seas una persona que no realice actividades físicas,  al atender tu jardín, estarás movilizando tu cuerpo y manteniéndote activo de forma diaria. Además, en tu jardín podrás coger inspiración y fomentar tu instinto creativo, aprovechando para realizar actividades que te hagan desconectar del día a día. Como por ejemplo, simplemente escuchar música. O también que impliquen cierto grado de concentración como pintar, leer, escribir, tocar algún instrumento o lo que más te apetezca.  En definitiva, el jardín terapéutico es un lugar donde puedas reducir tu estrés diario, recuperar tu capacidad de concentración y mejorar tu estado anímico.  

¿Cómo es un jardín terapéutico?

Es importante decir que cada jardín terapéutico será diferente en función de las necesidades del “paciente”. En este artículo, veremos los distintos espacios y características que puede tener este tipo de jardines y ayudarte a que ensambles tu jardín ideal.

 

Un rincón para la meditación o un espacio creativo

Este tipo de espacio puede ser compuesto por ejemplo de césped, donde poder sentarse y concentrarse, o para hacer ejercicio físico, meditación o yoga. Otra alternativa podría ser plantar uno o varios árboles, bajo los cuales poner una hamaca o un banco. Puedes usar esto a tu favor y crear o comprar unas cajas nido para que los pájaros se familiaricen con el espacio y crear sus hogares entre las ramas, y que así el ambiente sea más natural. Además, los árboles generan sombras, que ayudan a tener espacios diferenciados de sol y sombra. 

 

Un apartado para el huerto

Una de las formas que uno puede desconectar, es centrarse en una acción concreta, calmada y productiva. Además de flores, también puedes crear tu propio huerto, y plantar vegetación que te pueda servir tanto en la cocina, como para asuntos de salud física. La acción de cultivación ayuda a la mente a concentrarse y deshacerse de pensamientos y problemas del exterior, y generar paz interior,  además de conectar con uno mismo. Además, para ello solo hacen falta algunas herramientas que no son difíciles de conseguir.

Mostrar las herramientas imprescindibles para el huerto
Herramientas imprescindibles para crear tu propio huerto

Plantas medicinales

Para empezar con tu propio huerto dentro del jardín terapéutico debes conocer aquellas plantas que tienen propiedades medicinales y que podrán satisfacer tus necesidades terapéuticas. Aunque existen muchas y muy variadas aquí mencionaremos algunas de las más importantes. Para empezar, encontramos el aloe vera una planta muy rica a nivel de propiedades medicinales tanto para el cuidado de la piel como para problemas gastrointestinales. Otra planta imprescindible es la caléndula, con grandes propiedades para la cicatrización, quemaduras y en general para cualquier afección cutánea. La valeriana también es una planta de especial utilidad para combatir el insomnio. Otra planta fundamental es el eucalipto con propiedades expectorantes para la respiración. También, está la manzanilla que sirve para malestares menstruales, digestivos, cuidado de la piel… Finalmente, la menta es otra planta con grandes beneficios: ayuda al tratamiento de problemas digestivos y su aroma ayuda a la respiración. 

Exponer los beneficios de las plantas medicinales
Principales plantas medicinales

Condimentos y comida

Dentro del huerto, un apartado puede estar dedicado al cultivo de condimentos y hortalizas para consumo propio. Dependiendo del tamaño de tu huerto y del grado de tiempo que quieras dedicarle al cultivo, elegirás unas hortalizas con unas características u otras. En el caso que no dispongas de mucho espacio, te recomendamos cultivar algunas hortalizas de menor tamaño como rábanos, tomates cherry, pimientos de piquillo e incluso podrías cultivar tus propias fresas. 

Por otro lado, el cultivo de condimentos aportará a tus comidas un mayor sabor, además de un toque natural y especial a tus recetas. Para empezar, el perejil es un condimento muy usado para hacer salsas y que acompañan a diversas comidas: carnes y pescados. La albahaca también es un condimento muy usado en pizzas, sopas, ensaladas, pastas, entre otros. Aparte de los mencionados, también puedes cultivar: tomillo, rúcula o eneldo.

 

Un apartado de flora 

Otro apartado de tu jardín terapéutico, puede estar dedicado a la plantación de plantas o flores. Por ejemplo, las enredaderas ayudan a crear un espacio más privado y aislado del exterior. La ventaja de estas plantas es que no necesitan de mucho cuidado, sino que con el sol y algún que otro riego o la lluvia, ya tienen lo suficiente para crecer.  Hay enredaderas como la hiedra, la parra virgen o el ficus pumila, que no tienen flores y poseen tonos verdes, que no distorsionan mucho la visión y ayudan a la concentración. Por otro lado, enredaderas como la buganvilla, la de trompeta o la de jazmín, son más coloridas, ya que tienen flores, y en el caso del jazmín, también son aromáticas. 

El aroma es un tema que hay que tener en cuenta, puesto que a veces puede molestar o distraer, igual que los colores pueden distorsionar la paz visual. Por eso, cuando vayas a escoger las flores para tu jardín, ten en cuenta tanto los colores de estas, como el aroma. Algunas plantas aromáticas que puedes poner son la lavanda, la datura o el jacinto, que son coloridas y desprenden un olor muy agradable. Otras plantas aromáticas que son más blandas a la vista, podrían ser el laurel, el lirio de agua, la flor de cera o las gardenias. Hay algunos árboles que también tienen flores, como son el naranjo, la mimosa o el magnolio, perfectos para un jardín. 

Si quieres tener un jardín bonito, pero fácil de cuidar, tienes como opción las margaritas, los rosales, las prímulas, la adelfa o las llamadas plantas de pensamiento. Por otro lado, plantas sin flores podrían ser los cactus, la sansevieria, la pata de elefante, la mala madre, las dracenas, las dieffenbachias o la planta de cara de caballo. Todos ellos tienen diferentes tonos de verde y no necesitan muchos cuidados. 

Un toque acuático 

La presencia de algún espacio con agua en nuestro jardín terapéutico puede aportar múltiples beneficios. Esto se debe a que el agua, en primer lugar, ayuda a inducir estados meditativos, además de invocar la inspiración y la creatividad. Por otro lado, este espacio con agua, dependiendo de sus características, también podría llegar a ser el hogar de animales. A continuación, mostraremos algunos tipos de espacios con agua que puedes incluir en tu jardín terapéutico:

  • Fuente de agua: estas pueden ser de tamaños muy variados, según las necesidades de espacio que tengas. Existen fuentes de jardín que no miden más de medio metro de altura. Pero también podemos encontrar fuentes mucho más grandes que podríamos incluir en nuestro jardín si disponemos del espacio suficiente.
  • Estanque: al igual que las fuentes, los estanques también disponen de muchos tamaños distintos según las necesidades que tengamos. Aun así, hay que tener en cuenta que, para tener un estanque en nuestro jardín terapéutico, deberemos tener en cuenta que es necesario perforar el suelo, de manera que este no se podría tener en espacios tipo terrazas o balcones, sino que sería más adecuado para patios o terrenos más grandes.

En cuanto a los animales que se podrían tener, algunos ejemplos son: peces, que pueden ser de tipos muy distintos, tortugas de agua o renacuajos. Estos deberían ser cuidados, factor que también puede ayudarte en tu tratamiento en el jardín terapéutico.

 

Sácale provecho a tu jardín terapéutico:

¿Sabías que las plantas tienen órganos sensoriales capaces de captar las ondas de la música clásica y beneficiarse de ellas creciendo más sanas y fuertes, incluso más rápido?

Según varios estudios desarrollados se ha llegado a la conclusión de que la música relajante y melódica puede estimular el crecimiento de las plantas hasta un 25%. Concretamente, se concibe la música clásica como la que más gusta a nuestras plantas. Es lo que se conoce como Efecto Mozart.

A continuación os dejamos un video en el que se explica la investigación llevada a cabo por una compañía japonesa sobre la influencia de las vibraciones en el crecimiento de vegetales, que obtuvieron como resultado al experimento un crecimiento más rápido de los vegetales sometidos. 

Como vemos, la música clásica reduce el estrés y la ansiedad bajando la presión arterial, y además favorece el crecimiento de nuestras plantas, Por ello, os hemos preparado una selección de canciones para que encontréis vuestro momento Zen y el de vuestras plantas. A continuación, si clicáis en los iconos de Spotify os llevará a dos playlists con música para vuestras plantas y para vosotros.

                                           Playlist Nature Sounds                                                                      Playlist Meditate to the Sounds of Nature

¡Apps que te ayudarán!

La falta de tiempo y el ajetreo de la rutina en ocasiones puede provocar que nuestras plantas se vean desatendidas. Por suerte, hoy en día existen muchas aplicaciones para móviles que funcionan como recordatorio y nos ayudan a cuidarlas y mantenerlas. Estas apps nos recuerdan cuándo regarlas y abonarlas, detallando mediante gráficas la evolución de nuestras plantas. Asimismo, algunas de estas aplicaciones también ofrecen información detallada sobre nuestras plantas y nos ayuda a reconocer las enfermedades que pueden afectarlas. De hecho, se puede realizar una fotografía a nuestra planta, subirla, y tras un escáner la aplicación te avisa de sus necesidades. Por ejemplo, si necesita que le toque más luz del sol, si escasea el agua o si las hojas se han empezado a quemar por el exceso de sol.

 A continuación te dejamos unas cuántas aplicaciones que te ofrecen estas funciones y con las que podrás mimar tus plantas: 

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Noticias Relacionadas

¿Qué podemos hacer por ti?

Construimos y cuidamos de tu jardín