¿Cómo hacer abono orgánico en casa?

El abono tiene un origen de más de 3.000 años y se expendió poco a poco por todo el mundo, debido a sus múltiples beneficios en la tierra. Concretamente, el abono elaborado con materia orgánica permite añadir más nutrientes al suelo, aumentando así la fertilidad y viabilidad de la tierra. Hoy en día, entre los jóvenes no existe mucho conocimiento acerca del uso del abono orgánico y, sin embargo, existen grandes ventajas, entre ellas el ahorro en abonos químicos y el mantenimiento del medio natural, que no solo son interesantes de conocer para el público sino que también son importantes para el cuidado del medio y las plantas.

En este artículo te enseñaremos a cómo hacer abono orgánico sin complicaciones mediante varias ideas y ejemplos.

Pero, antes vamos a dejar claras las diferencias entre los abonos orgánicos y los abonos químicos ya que aunque ambos se encargan de suministrar nutrientes a las plantas y tienen el mismo objetivo, existen algunas diferencias. Así pues, el origen del abono orgánico es natural ya que son restos de animales o vegetales, y además de mejorar el terreno donde están las plantaciones, son respetuosas con el medioambiente. A lo largo del artículo explicaremos diferentes tipos de abonos orgánicos. Por último, los fertilizantes se diferencian de los abonos principalmente porque son artificiales y pueden llegar a alterar el pH del suelo y contaminar el terreno.

Es importante tener en cuenta el tipo de suelo, así como la composición con el fin de utilizar el tipo de abono que nos irá mejor. Sin embargo, se recomienda utilizar abonos naturales aunque la combinación de ambas también proporciona buenos resultados en el terreno.

Fertilizantes y abonos orgánicos que más recomendamos

  • Estiércol

Es uno de los abonos orgánicos más recomendados para el huerto. Se pueden comprar en lugares especializados y tiendas de jardinería o, por otro lado, se pueden utilizar los propios excrementos de los animales en el caso de tener.
  • Pieles de plátano

Los plátanos poseen un gran contenido en potasio, mineral muy beneficioso para las plantas. Se recomienda el té de plátano por sus beneficios, concretamente en la época de floración es cuando el plátano puede aportar más beneficios gracias al potasio a las plantas. El riego de té es cada 15 días. De manera casera, después de comer esta fruta, podemos emplear dicha cáscara para hacer abono casero.

  • Cáscaras de huevo

Las cáscaras de huevo tienen doble función. Se pueden usar como fertilizante y, para ello, se rocía el polvo de las cáscaras en la base de las plantas o, por otro lado, sirve como repelente si se colocan los trozos de cáscara como barrera. Se pueden colocar trozos de cáscara en la tierra antes de colocar las plantas o semillas.

  • Cenizas de madera

Las cenizas de madera contienen componentes como el potasio, magnesio y el calcio, entre otros, que permiten cambiar la acidez y pH del suelo. Como modo de empleo, se recomienda diluir en agua las cenizas de la madera quemada es otra forma de preparar un fertilizante.

  • Cenizas de la chimenea

La ceniza de la chimenea también es un componente ideal para hacer abono orgánico casero, pues aporta grandes cantidades de potasio y carbonato cálcico. Se debe tener cuidado de no aplicarlas de manera directa cerca de plantas acidófilas, como son las hortensias y gardenias, e incluso de suelo alcalino o arcilloso, donde, por ejemplo, crecen las lilas.

  • Los posos del café

Gracias a los desechos de la preparación del café podemos fabricar abono para plantas. Los restos del café se pueden mezclar en el suelo o depositar en la superficie con la finalidad de aportar mayor cantidad de nitrógeno.
  • Lentejas

Otro gran fertilizante son los germinados de lentejas. En primer lugar, estos deben triturarse en agua; seguidamente debe colarse para adquirir el líquido producido y, de la misma manera, deberemos extraer los restos de lentejas. Por último, en diez partes de agua debe mezclarse cierta parte del concentrado para así poder utilizar el mejunje para regar y abonar.
  • Vinagre

El vinagre posee ácido acético, un componente muy beneficioso para aquellas plantas que precisan de suelos ácidos, como las camelias y azaleas. A la hora de usarlo, se puede disolver el vinagre en agua y usarlo directamente como forma de riego.
  • Césped

Al cortar el césped, podemos añadir los desechos junto a “malas hierbas” a nuestro abono orgánico casero, pues estos conservan nutrientes que ya habían absorbido del propio suelo mientras crecían.

Cómo hacer abono orgánico

Podemos echar residuos orgánicos directamente al suelo aunque, para que estos puedan descomponerse de manera correcta, se han elaborado una serie de pautas a seguir para la producción de abono casero, que son las siguientes:
  1. Seleccionar un recipiente o un contenedor de aproximadamente un metro de profundidad.
  2. Realizar varios agujeros en la superficie del mismo.
  3. Aplicar dentro del contenedor una capa de tierra de un grosor de entre 4 o 5 dedos (dependiendo de su tamaño).
  4. Añadir desechos orgánicos (ejemplos mencionados anteriormente). Siempre y cuando no sean de origen animal.
  5. Echar un poco más de tierra encima los desechos.
  6. Uno de los pasos más importantes para airear nuestro abono casero es el siguiente. Cada 2 semanas, aproximadamente, deberá removerse bien el contenido del contenedor. De esta manera, llevaremos los restos que están abajo a la superficie y viceversa.

Ventajas de utilizar abono orgánico

El abono orgánico tiene muchos más beneficios que los químicos y sintéticos, ya que es natural y por lo tanto más sostenible y saludable, y además, menos contaminante, ya que se fabrica a partir de la reutilización de desechos. Por lo que, en primer lugar, los abonos orgánicos permiten aprovechar los residuos y la materia orgánica de los suelos, ayudando a mejorar las tierras, dándoles resistencia y aireación para que las raíces puedan respirar. Además, cabe destacar su gran cantidad de nutrientes, como por ejemplo el potasio o el nitrógeno, que ayudan a que las plantas puedan desarrollarse correctamente. Finalmente, cabe destacar que son más económicos, ya que se pueden preparar de forma sencilla con los desechos de productos que se tengan por casa. Sin embargo, el fertilizante sintético puede ser contaminante y contribuir al cambio climático. Además, afectan a los suelos causando acidificación e incluso intoxicación si no se manipulan de un modo adecuado y con protección.

Desventajas de los fertilizantes sintéticos 

Tal y como se ha mencionado, son varias las ventajas de usar abonos y fertilizantes orgánicos, por lo que es de importancia tener en cuenta las desventajas de los fertilizantes sintéticos. En primer lugar, cabe destacar que son grandes potenciadores del cambio climático, por lo que pueden ocasionar grandes daños en aguas, suelos y ríos dada la contaminación que producen. En este sentido, es lógico que a largo plazo acaben perjudicando a las plantas y a sus nutrientes, debido también a la saturación de sus minerales. En segundo lugar, favorecen la aparición de la desertización. Cuando hablamos de desertización, nos referimos al cambio que se produce en una superficie en concreto, pasando de húmeda a desértica. Este suceso viene dado por el uso excesivo del propio fertilizante, ya que este aumenta la acidificación de los suelos. En definitiva, decimos que son muchas las personas que desconocen los inconvenientes que pueden acarrear el uso de este tipo de fertilizantes, por ello, es importante informarse antes de utilizarlos y pedir recomendaciones acerca de estos. Sin embargo, si se opta por usarlos, recomendamos una adecuada protección al manipularlos, ya que estos pueden causar intoxicación si no se usan correctamente.

Videotutorial – Cómo hacer abono en casa con los posos del café 

Para acabar, os dejamos un videotutorial que hemos hecho sobre cómo hacer abono en casa con los desechos de la preparación del café. Para más información sobre plantas, podéis acceder a nuestro Blog de Jardinería, Noticias y Consejos de Jardín | Plantarum

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Noticias Relacionadas

¿Qué podemos hacer por ti?

Construimos y cuidamos de tu jardín